Cambios en la movilidad de la ciudad, cómo asegurar tu coche pagando lo justo

En 2020 descubrimos que el trabajo virtual y a distancia no solo es factible para parte de las empresas, sino que es preferible tanto para los empresarios como para los empleados, conduciendo a una nueva modalidad híbrida de trabajo desde casa combinada con ciertas ocasiones de trabajo desde la oficina. Este cambio ha reducido drásticamente los niveles de congestión y ha hecho que el antes temido viaje al trabajo sea un recuerdo cada vez más lejano. El confinamiento, el teletrabajo y las restricciones a los desplazamientos han tenido múltiples repercusiones, en la movilidad cotidiana.

Está claro que la recuperación de la pandemia de Covid-19 no puede ser simplemente una vuelta a la normalidad. Dadas las limitaciones que suponen los cierres por virus y la preocupación por la salud y la seguridad, la mayor parte del uso del automóvil se ha reducido a solamente las idas y venidas de supermercados u otros ciertos establecimientos. Según el Informe de Tendencias de Movilidad de Apple, desde el 22 de marzo hasta el 10 de mayo de 2020, la movilidad en el país se redujo del 67.8% al 36.2%, lo que representa una disminución media del 56.4% en el movimiento de la población a nivel nacional. Asimismo, el Informe de Movilidad Local COVID-19 de Google destaca que una de las áreas con menor incremento en la movilidad vehicular es hacia los centros de trabajo, con apenas un incremento del 11% en los desplazamientos.
En un escenario normal, los conductores optan por una serie de coberturas de seguro para protegerse a sí mismos y a sus vehículos, incluyendo la responsabilidad civil, la cobertura de prestaciones por accidente y la colisión, por nombrar algunas. Pero ahora el cambio de cierre del Coronavirus ha vuelto a poner en mira un problema ampliamente conocido: ¿Cómo pueden las compañías de seguros proveer tarifas que sean justas para sus clientes?
El Covid-19 tendrá un impacto continuo en la vida cotidiana futura durante un tiempo. La forma en que trabajamos, la forma en que nos desplazamos, las formas en que se adquieren bienes y servicios, así como de vacacionar.
Esta es la oportunidad para que las aseguradoras salgan de las trincheras y creen nuevos productos y servicios personalizados para sus clientes actuales y nuevos.
En los últimos años han surgido soluciones tecnológicas que permiten a los conductores obtener una cobertura de seguro solo por la distancia que conducen, lo que supone una alternativa a las amplias pólizas que cubren kilómetros ilimitados. Los seguros basados en el kilometraje tienen varias ventajas, especialmente para los conductores como una póliza de seguro adecuada a su uso automovilístico, por lo que se paga solo por lo que se utiliza, además de que la póliza de seguro también puede cubrir accidentes y siniestros tal y como una póliza tradicional. El auge de los seguros basados en el kilometraje en el mundo pandémico y post-pandémico ha llevado a las compañías de seguros a replantearse la importancia de los nuevos estilos de vida de los conductores, acorde a cifras de Allied Market Research, el tamaño del mercado de los seguros basados en el uso se valoró en 28,700 millones de dólares en 2019, y se prevé que alcance los 149,200 millones de dólares para 2027. Esto también ha hecho que cada vez más consumidores opten por este tipo de servicio, ya que es más económico, pero al mismo tiempo ofrece una protección ante los diferentes retos de la conducción.
Empresas como miituo, ofrecen una solución para implementar el seguro por kilómetro recorrido, lo cual, beneficia tanto a las aseguradoras como a los conductores, ya que proporcionan la capacidad de desplegar la tecnología con éxito y llevan a las aseguradoras a ajustar sus estrategias para satisfacer la nueva demanda de los consumidores. Considerando que en México tener un seguro de auto es un requisito obligatorio, opciones como miituo son ideales para los conductores que quieren pagar la cantidad justa y al mismo tiempo mantener la cobertura de daños materiales, robo total, responsabilidad civil y gastos médicos de los ocupantes. Los usuarios reciben tanto un seguro a todo riesgo como un seguro de colisión.
En nuestro día a día, no todo el mundo recorre los mismos kilómetros, sin embargo el hecho de que haya menos coches circulando no significa que los riesgos sean menores. Un menor número de viajes y kilómetros, junto con un menor tráfico, tiene un efecto positivo en la cantidad e intensidad de los siniestros.
A largo plazo, las compañías de seguros deben tomar decisiones sobre cómo deben estimar los patrones de los asegurados. Dentro de la sociedad post Coronavirus, las personas tomarán otras decisiones y adoptarán nuevos hábitos de desplazamiento y a ello deben ajustarse nuevas formas de mantenerse protegido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *