¿Cómo funciona el sueño en personas con autismo?

Un niño con autismo nace con el trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno cerebral que afecta a la comunicación y a la interacción social y va acompañado de patrones de comportamiento e intereses restringidos y repetitivos.

Para un coach de sueño es un reto trabajar con los niños y personas adultas que tienen autismo y es necesario tener un diagnóstico establecido y trabajar en equipo con la familia, a continuación, Liliana Amaro especialista en sueño y  Fundadora de de  Zzleep My Baby presenta las principales causas de problemas de sueño en personas con autismo:

·        Problemas para conciliar el sueño y permanecer dormidos.

·        Problemas con la hora de acostarse y los hábitos diurnos.

·        Aansiedad,

·        Mojar la cama

·        Otras condiciones de salud

·        Terrores nocturnos y pesadillas, sueño inquieto, ronquidos y comunicación social.

Cuando los problemas de sueño de las personas con autistas están relacionados con sus: hábitos antes de acostarse los factores más importantes que debemos de cuidar son:

·        Cantidad de ruido, actividad y emoción antes de acostarse, puede ser más difícil para ellos sentirse tranquilos y listos para dormir.

·        Si no hay rutina y el niño o adulto hace las cosas diferentes cada noche antes de acostarse, es posible que no reciba señales predecibles de que es hora de acostarse y dormir.

·        Si el niño o adulto está acostumbrado a quedarse dormido en otro lugar que no sea su propia cama – por ejemplo, en la habitación familiar – puede ser difícil para ellos dormirse en su propia cama.

·        Si su hijo necesita todos sus coches de juguete alineados en la cama antes de irse a dormir, esto puede causar una dificultad si uno de los coches no está allí. También puede hacer que la cama sea incómoda.

·        Si el ambiente de sueño del  niño o adulto es demasiado caluroso, frío, ligero o ruidoso, esto puede dificultar el sueño. Este puede ser un tema particular para los niños autistas con sensibilidades sensoriales.

Cuando entendemos lo que está causando los problemas de sueño de la persona autista, puede ser más fácil resolver la manera más apropiada de resolver los problemas.

Liliana Amaro te da unos tips para lograr el buen sueño para las personas autistas

Dormir bien se trata de lograr dormir, permanecer dormido y dormir lo suficiente de buena calidad. Todas las personas, incluidos las personas con autismo, necesitan suficiente sueño de buena calidad para el crecimiento, el desarrollo y el aprendizaje.

El tiempo que tardan los niños y adultos en dormir y volver a dormir cuando se despiertan por la noche puede depender de cosas como:

·        Lo que hacen antes de irse a la cama

·        A qué hora se van a la cama

·        Lo que necesitan para dormir

·        Dónde se van a dormir

·        Lo que hacen durante el día.

Estos son los tips para mejorar las noches  de los niños con autismo.

1. Establecer una rutina antes de acostarse

Una rutina regular a la hora de acostarse a partir de la misma hora cada noche fomenta buenos patrones de sueño.

Los niños autistas podrían necesitar un poco de apoyo adicional para acostumbrarse a una rutina antes de acostarse. Estas son algunas ideas:

a.     Indicaciones claras y consistentes cuando esté a punto de acostarse. Por ejemplo, 30 minutos antes de acostarse, comience algunas actividades tranquilas como leer o dibujar en la habitación familiar. Luego, 15 minutos antes de acostarse, haz que tu hijo se limpie los dientes y vaya al baño.

b.     Apoyo visual con imágenes que muestren la rutina de su hijo antes de acostarse, para que su hijo entienda los pasos. Por ejemplo, ponerse pijama, limpiar los dientes, ir al baño, meterse en la cama, tener una historia antes de acostarse, apagar la luz.

c.      Coloque estampas con premios en el soporte visual para mostrar cuándo su hijo completa un paso correctamente.

d.     Celebrar por completar con éxito los pasos de la rutina. Para los niños más pequeños, usted podría utilizar una tabla de recompensas.

e.     Si el niño se molesta o se despierta durante la noche, ponga a su hijo en silencio y con calma de nuevo a la cama. Tranquilícelos y recuérdeles la rutina del sueño usando palabras o imágenes.  Tal vez necesites hacer esto muchas veces.

2. Ajustar las horas de acostarse regulares y apropiadas

Lograr que las horas de acostarse sean regulares y apropiadas pueden ayudar a su hijo autista a dormir el sueño que necesita.

Lo primero es resolver el mejor momento para que su hijo se vaya a la cama. Usted puede hacer esto mirando cuando su hijo necesita levantarse, y cuánto sueño necesita su hijo para estar bien y alerta durante el día.

El siguiente paso es mover el tiempo de sueño de su hijo hacia su hora ideal de acostarse. Para empezar, ponga a su hijo en la cama cuando tenga sueño. Esto podría significar que su hijo se queda despierto más tarde y comienza su rutina antes de acostarse un poco más tarde inicialmente.

Hasta que su hijo sea bueno para establecerse a dormir, trate de mantener la misma hora de acostarse los fines de semana y días festivos.

3. Establecer asociaciones de sueño saludable

Para los niños autistas, las asociaciones de sueño y los hábitos pueden ser muy fuertes. Pueden incluir quedarse dormidos junto a un padre, mientras ven la televisión o después de usar un dispositivo electrónico.

Si prefiere que su hijo se duerma solo en su propia cama, es posible que desee ayudar a su hijo a desarrollar algunas asociaciones de sueño saludable. Estas son algunas ideas:

· Utilizando imágenes de su hijo durmiendo en su propia cama como parte de un apoyo visual.

· Dar al niño una recompensa por quedarse en su propia cama

5. Evite la cafeína, las pantallas y la emoción antes de acostarse

La cafeína está en bebidas energéticas, café, té, chocolate y cola. Evitar estos alimentos y bebidas, especialmente al final de la tarde o por la noche.

Es más probable que tu hijo se relaje y se conforme con dormir si también evita la excitación, la televisión y las pantallas en la hora antes de acostarse

6. Coma la cantidad correcta en el momento adecuado durante el día

Qué y cuándo su hijo come y bebe puede afectar su capacidad de establecerse por la noche.

Por la mañana, un desayuno saludable  ayuda a poner en marcha el reloj corporal de su hijo en el momento adecuado. Y por la noche, planifique la cena para que su hijo esté satisfecho, pero no demasiado lleno cuando se vaya a la cama.

7. Suficiente actividad física durante el día

Realizar actividad física con el niño durante el día, por ejemplo, incluso un paseo familiar antes de la cena puede marcar la diferencia. Mucho mejor si es al aire libre y en la naturaleza.

Se recomienda

· En preescolares deben estar físicamente activos durante al menos tres horas al día, incluyendo al menos una hora de juego enérgico, como correr y saltar

·  Los niños en edad escolar deben estar físicamente activos durante varias horas al día, incluyendo al menos una hora de actividad física moderada a vigorosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *