Flaminia Villagrán presenta el nuevo rostro de la medicina estética

Por Carmen Sánchez

La doctora Flaminia Villagrán opina que las personas que sufren depresión o baja autoestima, pueden recurrir a los tratamientos estéticos y antienvejecimiento para levantar su ánimo y tenerseguridad en sí mismos, como ha ocurrido con muchos de sus pacientes alrededor del mundo.

La especialista en medicina estética y antienvejecimiento, reconocida como una de las mejores doctoras en su área y quien fundó Faceworks Clinic en Polanco, donde ofrece tratamientos de armonización facial, que mejorar la apariencia, no es cuestión de vanidad, sino de amor propio.

“Se ha visto que en la actualidad, el 60 por ciento de las personas padece algún grado de depresión, de leve a severa. Desde la infancia formamos el auto concepto y auto imagen. Esto es como percibimos nosotros que nos ven los demás y se encuentra ligado a las tendencias culturales, sociales y familiares en el entorno que crece cada persona”.

Como ejemplo, la también cantante y compositora guatemalteca, quien también instaló en nuestro país la“Total Health Clinic”, citó que existe, para comprobar como los medios influyen en los prototipos de belleza, un estudio muy interesante que se hizo en Filipinas donde las mujeres “gorditas”, no se sentían con obesidad.

“Pero es que no había televisión, cuando entró (a Filipinas) la televisión y toda la corriente occidental, volvieron a hacer la encuesta y el 95 por ciento de las mujeres ya reportó que se sentía con sobre peso. Sicológicamente les impactó la imagen de la pantalla, ya no se sentían cómodas, porque había un factor sicológico ahí”.

La doctora Flaminia Villagrán, quien fuera convocada hace más de un año por la Universidad de Harvard, para dar clases de cirugía estética y recién formó parte de las 100 mujeres más poderosas 2023 por Forbes México Woman Summit, agregó sobre el tema de la autoestima:

“Entonces el auto concepto y la autoimagen viene desde que somos niños, nos molestan porque somos gorditos. Son situaciones que uno arrastra porque se piensa que la sociedad no nos va a aceptar y el ser humano quiere sentirse aceptado. Desde hace miles años atrás se han hecho cambios corporales para poder encajar dentro de la sociedad, porque a la gente no le gusta sentirse rechazada”.

Entre los tratamientos que ofrece la doctora Villagrán, quien señala que el futuro de la medicina estética son los no invasivos, están rellenos con  ácido hialuronico, botox, bioestimuladores, hilos tensores, endolaser, terapias enzimáticas, por mencionar algunos y le complace que las personas se sientan bien con su apariencia cuando toman la decisión de acudir a Faceworks Clinic.

“A los que abusan de las cirugías si hay que mandarlos a terapia, pero hay personas que con un retoquito ya se sienten mejor. A veces como mujeres, uno va a perdiendo la autoestima porque la edad nos alcanza a todos. Si es importante para población como se ven y si uno los puede ayudar a nivel emocional, eso es muy bueno”.

Cabe mencionar que la doctora Villagrán estudió en laFacultad de Medicina de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala, con una especialización en Medicina Estética y Antienvejecimiento en instituciones como el British College of Aesthetic Medicine, el Collége National de Médecine Esthétique en Francia y la UCSI University de Malasia.

En el 2021 estableció una alianza con miembros de la comunidad médica de Brasil con la que ha contribuido a la capacitación de médicos de diferentes países en el campo de la Medicina Estética y Antienvejecimientoy ha participado en movimientos a favor de la ciudadanía, la transparencia y los derechos de las mujeres y los niños con la plataforma U-Report de UNICEF.

En Guatemala se ha enfocado en trabajar por el empoderamiento de las mujeres de la región, impulsando su desarrollo profesional, su independencia económica y la reducción de embarazos adolescentes. También ha creado alianzas con el firme objetivo de contribuir a frenar los abusos a las comunidades vulnerables: mujeres, niños y ancianos; el maltrato a los animales y cualquier otra forma de abuso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *