Grant’s, un whisky que comparte grandes historias Capítulo III: La Bicicleta Ruidosa

Una nueva historia relacionada a Grant’s Triple Wood es rescatada de los archivos de la familia Grant para ser compartida con los amantes de este Blended Scotch, uno de los tres más vendidos del mundo; reconocido por su maduración en tres tipos de barricas (Bourbon Refill, American Oak y Virgin Oak).

A través de la voz y conocimiento de la Whisky Specialist, Yesica Flores, Grant’s Triple Wood nos acerca a una historia relacionada a la perseverancia y unión. «William Grant & Sons destaca en la industria no sólo por la calidad de su Blended Scotch, sino por el trabajo en equipo que ha llevado a esta empresa a innovar y cruzar cada vez más fronteras«, comenta la especialista.

La bicicleta ruidosa

En la década de los 60, y reiterando uno de los pilares de la familia Grant: «Better together», los hermanos Charles y Alexander «Sandy» Gordon, yernos de William Grant, fueron asignados para liderar la construcción de la destilería Grant’s en la localidad de Girvan (Escocia).

Entusiasmados con el hecho de que por fin Grant’s tendría su propia destilería, Charles y Sandy decidieron contratar a 500 trabajadores para que el proyecto concluyera en un año y medio. Sin embargo, la obsesión de Sandy por el trabajo, lo llevó a mudarse justo al terreno elegido para construir la destilería.

Tal fue el compromiso de Sandy que colocó una carpa en medio del lugar para que fungiera como su hogar temporal y centro de operaciones. Él estaba decidido a lograr la meta, así que al estar ahí, podría supervisar a toda hora; claro, con la ayuda de una aliada muy especial para trasladarse de forma eficaz: una bicibleta con una campanilla peculiarmente ruidosa.

En cada ronda de supervisión, Sandy hacía uso de la campanilla si observaba a los trabajadores bajando la guardia. ¿El resultado? La destilería fue terminada en un tiempo récord de nueve meses.

Al finalizar la construcción de la destilería, los obreros jugaron una broma a Sandy, quien un día al salir de su carpa no encontró su preciado medio de transporte. El aguerrido supervisor de la obra buscó por todos lados ante las miradas inquietantes de los trabajadores, hasta que por fin la encontró.

Los obreros habían colgado la bicicleta en lo alto de uno de los alambiques de columna ya que no querían escuchar más el sonido de la campanilla, pues la tarea se había completada. Así, la bicicleta se convirtió en uno de los símbolos de perseverancia y unión de Grant’s.

Así como el empeño de  Charles y Alexander «Sandy» Gordon es reconocido, también lo es la entrega profesional de quienes desde hace décadas trabajan en William Grant & Sons, pues el éxito depende de absolutamente todos sus integrantes. ¡Salud por todos ellos y por compartir Grant’s Triple Wood con el mundo!

#GrantsWhisky
#TripleWoodTripleGood
#GrantsMX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.