LA LLEGADA DEL SEGUNDO BEBÉ Y CÓMO ADAPTARSE A ESTE CAMBIO

¿Cómo explicarle a tu hijo mayor?

La mayoría de las madres que esperan un nuevo bebé y que ya tienen hijo(s) experimentan de una o de otra forma cambios en los patrones de sueño esto se debe a que, aunque la mamá se siente totalmente normal y siente que no ha cambiado en nada. El cambio físico es inevitable, con él viene el cambio en el estado de ánimo y de energía que se refleja en el día a día.

Por ejemplo, si la mamá tiene un niño menor de 2 años la atención que requiere es sumamente demandante y en los últimos meses resulta muy difícil continuar con el mismo ritmo, a pesar de que la mamá piensa que hace lo mismo, el pequeño notará el cambio y es ahí cuando las primeras conductas repentinas se manifiestan.

Los cambios más comunes en los patrones de sueño son:

·       Exigir más atención de mama a la hora de dormir o durante la noche

·       No querer dormir solo.

·       Despertar e ir a buscar a los papás a su recámara

·       Despertares súbitos con gritos o «pesadillas»

·       Mojar la cama nuevamente o tener accidentes más frecuentes.

¿Por qué los cambios?  Primero que nada, la mamá y el papá ante el embarazo pueden presentarse normales dentro de sus pensamientos, pero siempre habrá preocupaciones al cambio y a la adaptación, estas emociones, sentimientos y sensaciones se manifiestan en la forma de ser y los niveles de estrés, quizá se sienten bajo control pero un niño es más sensible y podrá notar todo esto más fácilmente, Liliana Amaro, especialista en el sueño invita a los papás a tomar en cuenta que no todos estos pensamientos suelen ser positivos así que nuestra manifestación es equivalente y el pequeño será el receptor.

Pero, ¿Cómo explicarles a los niños esto?, es necesario ser honesto y dependiendo de la edad del hijo(s) se debe de mencionar la llegada de un nuevo integrante lo antes posible y también recordarlo constantemente, explicar el cambio físico en la mamá y el porqué de el cambio de energía de actividades y juegos es lo más importante. Prácticamente tu bebé o hijos menores crecerán ante tus ojos con la llegada del nuevo bebé, esto te hará querer exigirles más de lo normal, pero recuerda que aún siguen siendo pequeños y debemos de integrarlos a todo. Pedirles ayuda para cuidar al hermano, participar en el baño, pasar toallitas, ropa los hace sentirse importantes y estarán contentos de ser los hermanos mayores. Algunas mamás tienden a regañar al nuevo hermano mayor por cosas que él no comprende que están mal hacerlas cuando hay un bebé, explicar la llegada del nuevo bebé de la mejor manera ayuda a la armonía y a que estos cambios sean más placenteros.

Cuando la integración del nuevo miembro de la familia es positiva y el hermano mayor se siente integrado y no desplazado es algo que puede ayudar a evitar cambios negativos en el sueño y en la conducta. Esto siempre dependerá de los padres que son la guía de la familia.

Recuerda que una familia que trabaja en equipo es una familia feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.